Temporada de huracanes

El último huracán que pasó por Miami (Irma) coincidió con mis últimas semanas de embarazo de Gabriel. Tenía exactamente 35 semanas y las mujeres que tenían mas de 37 las mandaron todas a pasar el huracán en el hospital. Ademas de ser una medida de seguridad, escuché que cuando esta pasando un huracán baja bastante la presión atmosférica y eso puede acelerar el parto.

Yo y mi esposo fuimos a pasarlo en casa de mi mamá y mi hermana, pues el apartamento donde vivíamos (en un piso 18), se encontraba en zona de evacuación. También mi hermano, que estaba de visita y se regresaba a Santo Domingo en esos días, le cancelaron el vuelo y tuvo que quedarse con nosotros.

Lo más impresionante fue como la mayoría de las personas que conocemos tomaron sus vehículos y empezaron a manejar norte, algunos llegaron hasta DC, una locura! Al parecer el caos y las víctimas que dejó el huracán Katrina fue tan grande que la gente quedó traumatizada y tenían miedo de volver a pasar por lo mismo. Era casi como una carrera de supervivencia.

Mientras pasaba el huracán y para entretenernos, ya que nos quedamos sin electricidad, mi hermana decidió hacerle una sesión de fotos a mi barriga. Hoy precisamente ella se topó con esas fotos en su laptop y me las mandó. Debajo una de esas fotos. Me causó ternura pues precisamente estaba en ese mismo lugar con Gabriel viendo hacia fuera. Casi un año después.

Como dijo y creía Albert Einstein “el tiempo es una ilusión”.

Escape al hotel Majestic Mirage en Punta Cana

Que suerte es poder tomar un vuelo desde Miami y dos horas después aterrizar en una isla paradisíaca en el mar Caribe!

Esta semana que pasó, mi mamá, mi hermana y yo hicimos un viaje corto (de lunes a jueves) a un hotel “todo incluído” en Punta Cana: el Hotel Majestic Mirage.

No tuvimos que hacer mucho para planificar el viaje. Simplemente decidimos las fechas que queríamos viajar, entramos en Expedia.com, elegimos el hotel (por los reviews y porque tenían una oferta del 50% off), compramos los vuelos por American Airlines y listo!

Este hotel nos ENCANTÓ! La pasamos tan bien que mientras estábamos allá quise reservarlo para el 31 de diciembre y a unos minutos de hacer la búsqueda en el app de Expedia ya estaba “sold out”.

Aquí les pongo los “highlights” de este hotel:

-La Playa: azul turquesa con la arena suavecita (el hotel tiene un staff que se encarga de limpiarla todos los días), un poquito de olas y una temperatura perfecta (friíta).

-La comida y bebidas: MUY BUENA, lo mas importante es que todo nos cayó super bien y se sentía como si fuera “home-made”, jugos naturales acabados de exprimir, tres opciones  de restaurantes (italiano, japonés y francés) y dos buffets generales (uno de ellos en la playa), bares por todo el hotel y los tragos son buenísimos (mi favorito fue una margarita hecha con un mango acabado de pelar).

Una de las noches hicieron una cena dominicana para todos los huéspedes en una plaza española que tiene el hotel, con una banda de música en vivo. Fue una noche mágica. Como mi esposo no estaba, mi pareja de baile fue mi bebé de 9 meses, aproveché para empezar a ensenarle a bailar merengue :).

-La piscina: la cual está por todo el hotel y es bellísima, ah y un día hicieron un “foam party”, muy divertido!

-El Staff: sumamente serviciales y atentos! Son personas con muchísimos deseos de superación y casi que se convierten en tu familia durante la estadía. En este hotel te asignan un mayordomo que en el caso nuestro hasta nos dio su whatsapp personal para que cualquier cosa que necesitáramos le escribiéramos por ahí.

Este hotel es relativamente nuevo pues apenas cumplió un año en diciembre del año pasado y pertenece a un grupo español que según leí cuenta con varios hoteles en el país y en España.

Que bueno es viajar y desconectarse de la rutina. Super agradecida de que pude hacer este viaje con las dos mujeres que mas quiero y hablar hasta la saciedad de la vida.

Besos,

Ana C.

En el aeropuerto de Miami antes de salir para Punta Cana

La habitación (una suite que del otro lado tenía sala, comedor, bar y un balcón con jacuzzi)

El atardecer el primer día que llegamos

“Foam party” (pic by Alis)

Plaza española (en donde hay varias tiendecitas, una farmacia, un salon de juegos y un café)